Girls se ha ido pero Brooklyn no

Lugares icónicos de la serie Girls

por Laura Sutil

Peter Yang via mydomaine.com

Hay ciudades, barrios, calles y locales de película. Puede ser ese bar de siempre en el que has compartido cafés, copas y brindis con amigas o esa pequeña playa gallega que descubriste en un viaje familiar en algún verano de los 90.

Quizás no esté a la altura del Manhattan retratado por Woody Allen y le falte un poco de glamour para protagonizar una escena de Sexo en Nueva York pero aún así están guardados en nuestra mente rodeados de un halo ciertamente cinematográfico.

Después, están los lugares que sí son de cine, que si protagonizan fotogramas y que sí desatan ese fenómeno fan/groupie que todas llevamos dentro. Aprovechando el final de Girls el pasado lunes que, para qué negarlo, me ha dejado medio devastada y en busca de una nueva serie de culto con la que llenar las noches tontas de los martes raros, exploremos algunos rincones frecuentados por sus personajes. (¡Atención! Contiene spoilers)

Ay, Brooklyn… ¿Quién no ha querido ser Millennial y vivir en esos apartamentos? Reconozco que desde que comencé a ver Girls, allá por 2012, yo sí. Esa vida bohemia en la que dedicarte a tomar café en sitios entre cuquis y underground, escribir columnas de opinión, enamorarse y desenamorarse sin tapujos, cenar comida polaca, comprar libros de segunda mano o vivir en uno de esos apartamentos con unas escaleras a la entrada que invitan a charlas infinitas. Y es que Hannah, Jessa, Shoshanna y Marnie nos han hecho testigos de ese Brooklyn que enamora y claro, hemos caído rendidas a sus encantos.

Comenzamos el paseo por la entrada de ese apartamento de Hannah. Un bonito piso que ha compartido, en diferentes fases de la serie, con Marnie, Adam y Elijah. Pues bien, la parte exterior de ese piso, que es imposible evocar sin la imagen de Hannah sentada en sus escaleras, está situado en el 102 de Indian Street en Greenpoint, una de esas zonas residenciales pobladas de hipsters barbudos. Y aunque por el momento no ha alcanzado el nivel icónico del apartamento de Carrie Bradshaw, ahora que Girls ha llegado a su fin, lloverán los selfies en esas escaleras. Como es obvio, ya está en mi lista de pendientes por si algún día (no muy lejano) llega ese ansiado viaje a Nueva York.

Girls HBO

Coney Island, una península ubicada al sureste de Brooklyn es también otro de esos enclaves de película que me gustaría conocer de primera mano. En la serie, aparece al final de la primera temporada en un momento en el que Hannah no se encuentra demasiado bien anímicamente. ¿Recuerdas la escena de Hannah comiendo un sándwich en la playa mientras vemos una noria de fondo? Sí, el momento feria con street food y posibilidad de girar eternamente en una noria me atrae. Si a ti también te ocurre, esa es otra chincheta imprescindible en el mapa de tu ruta.

Otro de los rincones del universo de Hannah Horvath por el que no me importaría dejarme caer sería el café regentado por Ray. Y es que Ray es para mí uno de los personajes más entrañables de la serie; ese hombre adulto que parece poner una pizca de cordura dentro de todas las idas y venidas de las tramas ideadas por Lena Dunham. En la primera temporada de la trama, él trabaja en el café Grumpy, un conocido enclave brooklyniano situado en el 193 de Meserole Avenue, también en Greenpoint. Una cafetería que ha aumentado notablemente su clientela gracias al boom de la serie.

Con el paso de las temporadas, Ray prospera y consigue ponerse al mando de su propio establecimiento. Un café/ restaurante alejado de las exigencias del moderneo de la zona y que ocupa lo que es en la vida real una de las pizzerías más populares de la zona: Speedy Romeo, en Classon Avenue (Bedford- Stuyvesant). Las buenas lenguas dicen que si estás en Brooklyn y te gustan las pizzas, ésta es una parada obligatoria en tu recorrido gastro.

Y siguiendo con la comida, ¿recuerdas el restaurante italiano en el que Marnie se reencuentra con Charlie y comparten espagueti? Como romántica empedernida que soy, mi cabeza también voló hacia la escena de La dama y el vagabundo pero… Volvamos al tema. Ese restaurante también existe en la vida real y se llama Roberta’s. De hecho, se trata de un lugar tan conocido que son muchas las celebs que disfrutan a menudo de sus platos.

Continuando con la lista de restaurantes, mi último capricho es detenerme en el local en el que Hannah y Adam tienen su última conversación en el antepenúltimo capítulo de la última temporada. No por el restaurante en sí ni por la comida, sino por el momento. Ese fin de la burbuja, ese decir adiós al amor romántico y ese broche desgarrador y silencioso a una historia que nos tenía en vilo desde la primera temporada. Sí, porque como decía al principio, hay lugares de cine simplemente por el cúmulo de sensaciones que vivimos en ellos.

Bonus track: Dejamos este momento para Shoshanna, la tierna Shosh, y su vida en Tokio durante la quinta temporada de la serie. Sí, ya sé que no es Brooklyn pero, ¿qué me puedes decir de esa casa multicolor de la que te esperas ver salir a la mismísima Hello Kitty y no a una persona de carne y hueso? Para tu alegría, si estás planeando un viaje a Japón, te diré que no solo es un edificio real, sino que además puedes alquilarlo desde la plataforma Airbnb por el módico precio de unos 125 euros la noche.

P.D: Y si después de leer esto, alguien se compadece de mí y quiere hacer realidad todos mis sueños, prometo amor eterno y etiquetar en todas las Instagram Stories que publique durante el viaje.