La librería secreta de Segovia

Me gustan los libros. Me encantan. Sea lo pequeña que sea mi maleta siempre cargo con uno. En el cole, durante los exámenes, mis padres tenían que revisar cajones y mesas por que si tenía a medias un libro podían dar por hecho que no estudiaría nada. Me pasé un montón de tiempo diciendo que yo lo que quería tener era una librería, pero no ser librera. Los libreros nunca me gustaron, tenían poca paciencia conmigo y yo siempre he sido muy pesada escogiendo un libro. No digamos ya las caras de reproche cuando solo entraba a mirar…
También me llevaba mal con la bibliotecaria, no era muy simpática tampoco, pero supongo que el hecho de que le diera mas trabajo no ayudaba, yo tampoco le caía bien… aún hoy me acuerdo y ya no rabio, pero sigo pensando que esa tía era idiota, que trabajo tan guay y que carácter de mierda se gastaba, no estaba compensado.

 

Ya no les dedico tanto tiempo a los libros, ni la mitad de la mitad, pero no puedo evitar que me sigan gustando las librerías ( y que por lo general no me gusten sus libreros), me gustan en especial las librerías viejas que son muy viejas, o las librerías nuevas que son muy nuevas, y nada de híbridos, que sean librerías, de libros.
Esta librería es a Segovia lo que Flourish y Blotts al callejón Diagon (las “potter fans” sabrán de lo que hablo). Está en el casco antiguo, escondida, mas bien escondidísima, al lazo de la casa museo de un mítico escritor, (Antonio Machado).
Sus paredes pegan a una ermita y para entrar en ella hay que cruzar un jardín privado. Casi casi es una dirección secreta. Dentro huele a libro viejo y sabiduría, y aunque es de tamaño superpequeño tiene libros y referencias hasta el techo. lomos antiguos en un sitio minúsculo, estanterías llenas de palabras solemnes, ediciones raras, papeles roídos, tintas viejas, poesías y prosas en un sitio donde parece que no ha pasado el tiempo.

 

Si te gustan los sitios curiosos, sentir que estás esperando en el andén 9 y 3/4, los libros viejos, las ediciones raras, … te va a gustar este sitio.

Torreón de Rueda
Calle de los Desamparados, 5
40003 Segovia
(pegando a la casa-museo Antonio Machado)

 

  • 1 mayo 2012

    Qué bonito por favor.. gracias por descubrirnos el secreto, me estoy haciendo una guía de Segovia.. Besos!

  • 1 mayo 2012

    De acceso y gozo sólo para minorías, aquellas de gran sensibilidad, que repetirán visita tras visita. Es un lujo ser conocedora de este sitio, gracias por compartirlo, merecida anotación para el día que decida conocer Segovia.

  • 1 mayo 2012

    kiero ir!! es como Harry Potter!! bueno quiero tener una igual!! jaja preciosaaaa

  • 2 mayo 2012

    qué maravilla!! me apunto la dirección para la próxima vez que visite segovia..
    mil besos

  • 2 mayo 2012

    Ya se lo he recomendado a una amiga bibliotecaria a la que le va a fascinar!
    Bonito blog!!

  • 2 mayo 2012

    Genial!! la próxima vez que vaya no me la pierdo.
    Gracias por la información 😉

  • LA
    2 mayo 2012

    Uno de nuestros lugares favoritos en Segovia!. Además muchas veces acompañada por la mejor música de jazz… y con la magia de Machado como anfitrión invisible. Segovia es mágica!

  • Anónimo
    2 mayo 2012

    Fantástico lugar, doy fe!

    Gracias por hacérmelo recordar 😉 Este verano sin falta cae de nuevo una visita a la casa-museo, con parada en la librería. Sólo el olor merece la pena.

    Un abrazo,

    Lau

  • 2 mayo 2012

    Me encantan los libros, adoro y leo de manera voraz y me chiflan las librerías (no tanto los bibliotecas que relaciono con lugar de estudio). También quise tener una librería en una etapa de mi vida, y creo que a día de hoy aun conservo ese deseo dentro de mi y lo peor… No lo descarto! Si me tocara la lotería… Me encantan, puedo perderme en ellas horas y esta que muestras en tus fotos, como buena fan de Harry Potter que ha soñado alguna vez con una callejón Diagon… Me chifla! No conozco Segovia (es pecado, lo se) pero cuando vaya pasaré por este precioso rincón.

    Gracias por compartir con nosotros este lugar tan especial 🙂

  • 2 mayo 2012

    Ohhhh, Paula, ya sabes que si mencionas librería y Harry Potter en el mismo post tienes mi corazón ganado para siempre, jajajaja.
    Yo siento adoración por las librerías y aborrecimiento por las bibliotecas. ¿Cuándo me llevas? ¿Cuándo?
    Un besote

  • 4 mayo 2012

    Increíble que aún existan esas joyas¡!

    Petó

  • 5 mayo 2012

    He descubierto hace poco este blog y tengo que decir que esta última entrada me ha encantado. He estado muchas veces en Segovia, he pasado por esa zona y jamás he reparado en esa librería. Apuntada queda para la próxima visita.
    Me encanta todo lo que he visto por aquí, pasaré con frecuencia.

  • 10 mayo 2012

    Maravillosa. Yo trabajo en un entorno parecido. Que me ha gustado a mí la comparación con la magia potteriana. Cuando accedo a sitios mágicos siento lo mismo.

    P.D. No todos las bibliotecarias o libreros de viejo son así. ;P

  • 23 mayo 2012

    Nunca he ido a Segovia, pero ese lugar mágico es un revulsivo para ir pronto. Lo cierto es que a mí siempre me han gustado las librerías en las que nadie te hace caso y puedes curiosear y leer lo que uno quiere, mmm!! Un besito!

  • 1 junio 2012

    Pues tienes que hacerme una visita entonces jajajaaja..pero vamos, que yo no soy librería soy editorial y de educación especial asi que no creo que te interesen mucho mis libros.

    beso grande

  • 7 junio 2012

    Mmmmm me lo apunto para mi próxima visita a Segovia. Qué maravilla. He empatizado mucho con tu descripción. Muchas veces me corto al entrar en las librerías de viejo porque sé que voy a estar muuucho tiempo. Y sólo me apetece mirar, y recorrer los estantes en busca de ese libro que está destinado para ti. Y ni te digo ya en las bibliotecas… Por eso me gustan mucho las ferias de libro de viejo también, porque puedo recorrer sin pudor alguno como cinco veces cada puesto mirando y remirando hasta que me decido. Pero esta librería es demasiado, una pasada, incluso para una potterfan como yo. He compartido tu entrada en mi página de facebook… libros con libros, no podía faltar. 🙂 Muchas gracias por darla a conocer.