Amistades peligrosas

Hay amistades envidiosas que se convierten en tóxicas, e inevitablemente hay que dejar ir pero, también, hay amistades envidiosas que se pueden gestionar con cariño (y altas dosis de paciencia), haciendo sentir que ellas son también parte de tus triunfos, son mucha inteligencia emocional e, incluso, mostrando tu lado...