El adjetivo Putman

Embajadora del estilo, la elegancia, la clase, la imaginación, la forma de caminar. Presumida. Parisina. Trabajo durante el día, fiesta por la noche. Independiente. Una hija y un hijo, Olivia y Cyrille, a los que educó con la cultura en casa, entre artistas, como ella había crecido. Siempre joven. Disciplinada. Minimalista. Genio. Madame.

Todo eso y más, era Andrée Putman.

Siempre me ha gustado leer las biografías de la gente a la que admiro, y disfruto buscando en sus vidas alguna fórmula en común entre ellos. Al traer estos perfumes a la tienda, nos vimos en la obligación de gritar a los cuatro vientos todo lo que representan, y contarle a todo el mundo lo felices que estamos de tenerlos con nosotros. Escribirlo aquí es una forma muy humilde de hacerlo, pero como la protagonista de este post dijo una vez “mi única preocupación es interesar al menos a 10 personas y así habré logrado algo que me llevaría toda la vida”.

Te invitamos a que te contagies de su pasión por la vida, y si ya la conocías, a que disfrutes de sus trabajos una vez más.

♥ 23 de diciembre de 1925 – 19 de enero de 2013 ♥

«Andrée Putman nació en una familia acomodada de banqueros de Lyon. Su abuelo, Edouard Aynard, fundó el Banco Maynard & Sons. Su abuela, la esposa de Eduardo, es Rose de Montgolfier, una descendiente de la familia de los inventores del globo aerostático. Su padre, graduado en la prestigiosa Escuela Normale Supérieure, hablaba siete idiomas pero llevó una vida de austeridad y recogimiento para protestar en contra de su propio entorno. Su madre fue una concertista, una pianista caprichosa que encontraba consuelo en la frivolidad de “ser un gran artista sin escenario”.

Andrée creció en el distrito 6 de París, en la Rue des Grands-Augustins. Cuando era niña, pasó la mayor parte de sus veranos en la Abadía de Fontenay, una magnífica estructura cisterciense que solía ser el taller de los hermanos Montgolfier (los inventores del globo aerostático). Este lugar austero influyó en sus primeras percepciones estéticas: la geometría de la arquitectura, las opiniones y los puntos de vista, “los efectos de la piedra y la luz, la riqueza y la diversidad de los no-colores…”. Estos elementos se hacen eco en sus futuros logros.»

“Todo esto me hizo ser muy cautelosa a la hora de excederme en cuaquier cosa”.

«Andrée tiene 15 años cuando vacía su habitación y deja únicamente una cama de hierro duro, una silla y un póster de Miró en sus paredes blancas. Esta expresión temprana de su deseo de independencia lleva a una confrontación con su familia quienes se preguntan “si se da cuenta de la tristeza que les hace sentir”.

Sin embargo, la educación artística de Andrée llegó primero a través de la música: su madre, Louise Saint-René Taillandier, comenzó a llevar a ella y a su hermana a conciertos desde que eran pequeñas, y les instó a aprender a tocar el piano. Sin embargo, le insinúan que sus manos no son de pianista y que, por ello, nunca será una virtuosa. Por ello, estudia composición en el Conservatorio Nacional de París y con 19 años recibe el Primer Premio Armonía del Conservatorio por el mismísimo Francis Poulenc. En esta ocasión, él le dice que ha de tener al menos diez años más de incesante trabajo y una vida ascética para, tal vez, aspirar a una carrera como compositora. Entonces, se visualiza viviendo como las monjas carmelitas en la abadía de Fontenay y esto frena su carrera musical, un futuro planeado como un homenaje a su madre. Por lo tanto, Andrée decide satisfacer su curiosidad de otra manera.»

“¿Qué se puede hacer cuando uno no ha ido al colegio y es un músico que ha dejado de tocar música?”

«Pregunta a su abuela, Madeleine Saint-René Taillandier, “reina del hielo y de la alta sociedad”, presidenta del premio literario Femina:

-Nada, excepto ser mensajero.
 

Siguiendo el consejo de su abuela, Andrée comienza a trabajar como mensajera para la revista Femina. Mientras se encarga de todo el trabajo sucio de la oficina, observa atentamente el teatro social que tiene lugar durante las reuniones.
También trabaja para Elle y L’Oeil, una prestigiosa revista de arte donde los bodegones con objetos de diversos estilos y de diferentes períodos atraen la atención. Ella identifica lo que es sofisticado e innovador, amplía su conocimiento de los diseñadores… y camina por el Cafe de Flore todos los días.»

Andrée Putman
“Pudimos ver Antonin Artaud, Juliette Greco, Giacometti, Sartre y Simone de Beauvoir… Personalidades que parecían libres y emancipados de las convenciones”

«Estos primeros trabajos permiten a Andrée conocer a artistas, personajes más familiares para ella que los intelectuales. En ese momento no tiene la suficiente confianza para expresarse plenamente. Por lo tanto permanece en la sombra para dejar que los demás sean el centro de atención, algo para lo que muestra un gran talento desde que se crió en un ambiente artístico rico. Conociendo personalmente lo que es “estar atrapado en caminos trillados”, es movida por “personas cuyo trabajo no se entiende”, “impresionada por esos artistas que no buscan otra cosa más que permanecer en la profundidad de su sinceridad, su riesgo”, ella sólo quiere ayudarles y establecer una conexión entre ellos y el resto del mundo.

A finales de 1950, Andrée Aynard (apellido de soltera) se casa con Jacques Putman, crítico de arte, coleccionista y editor. Juntos se asocian con artistas como Pierre Alechinsky, Bram van Velde, Alberto Giacometti o Niki de Saint Phalle. En 1958, Andrée Putman colabora con la cadena de tiendas Prisunic como Directora de Arte del Ministerio del Interior, donde su lema es “diseñar cosas hermosas para nada”. Su deseo de hacer el arte disponible para un público más amplio también se convierte en una realidad a través Prisunic mientras organiza con su marido la edición de litografías de artistas famosos por sólo 100 francos (unos 15€).

En 1968, se distingue a sí misma en Agence Mafia de estilo hasta que Didier Grumbach la ve en 1971 y la contrata para iniciar una nueva empresa que tiene como objetivo el desarrollo de la industria textil: Créateurs & Industriels. Su intuición la llevará a revelar muchos diseñadores con talento como Jean-Charles de Castelbajac, Issey Miyake, Ossie Clark, Claude Montana y Thierry Mugler. Es en ese momento cuando comienza con el diseño de interiores convirtiendo antiguas instalaciones de la SNCF (empresa ferroviaria) en una sala de exposición y oficinas para la empresa.
A finales de 1970, Créateurs & Industriels quiebra y Andrée Putman se divorcia. Afrontando la separación, trata de materializar su intenso sentimiento de vacío: entonces comienza a vivir en una habitación amueblada con una cama y dos lámparas “en total austeridad, porque ya no sabía lo que me gustaba”. Siguiendo el consejo de su amigo Michel Guy, decide fundar Ecart (que al revés es Trace.) Por tanto, es a la edad de 53 años cuando Andrée Putman realmente comienza la carrera que la hará famosa desde Hong Kong a Nueva York.

Comienza dando vida de nuevo a diseñadores olvidados desde la década de 1930: Herbst, Jean-Michel Frank, Charraud, Mallet-Stevens, Gaudí, Eileen Gray, etc.»

“Mi única preocupación era interesar al menos a 10 personas y así hubiera logrado algo que me llevaría toda la vida”.

«Estos muebles ganaron no 10 seguidores, sino miles de personas. Desde la liberación de los muebles para el diseño de interiores, la evolución de su actividad fue bastante natural. Impulsada por su amor por las estructuras puras, Andrée Putman toma el siguiente paso lógico.»

“Aborrezco el lujo pomposo. Me interesa lo esencial, el marco, los elementos básicos de las cosas”.

«El diseño interior del Morgans Hotel en Nueva York en 1984 marca un punto de inflexión en la carrera de Andrée Putman: se las arregla para hacer un hotel de alto nivel con un pequeño presupuesto y afirma su estilo con habitaciones sobrias y efectos visuales.»

♥ Morgans Hotel Group en Nueva York ♥
“Debido a que comencé a trabajar en Nueva York, los franceses de pronto comenzaron a preguntar por mí.”

«Desde la década de 1980, cada vez lidera más y más proyectos de diseño de interiores: hoteles como Le Lac en Japón, Im Wasserturm en Alemania y el Sheraton en el aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle en París; tiendas de Azzedine Alaia, Balenciaga, Bally y Lagerfeld; oficinas, en especial el despacho del Ministro de Cultura francés Jack Lang en 1984; y museos como el CAPC, Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos.

En su trabajo, no sólo concilia materiales “ricos” y “pobres”, sino que encuentra una nueva manera de utilizar la luz y aclarar espacios para redescubrir su origen, también abordó las formas de vida. Las residencias privadas que diseñó le permitieron romper las reglas: ¿por qué comer en el comedor, cocinar en la cocina y dormir en el dormitorio cuando uno puede superar los obstáculos y cambiar su forma de vida?»

 Residencia privada en San Sebastián ♥
♥ Residencia privada en San Sebastián ♥
“No se trata de bañarse en la sala de estar y cocinar en la habitación, sino de abrir los espacios a diversas actividades. ¿Por qué los sitios tienen que utilizarse para una sola función en lugar de favorecer las sensaciones que nos ofrecen? “

«Andrée Putman fue una de las primeras personas en Francia en vivir en un loft. Su espíritu libre también se muestra en su gusto por las bromas pesadas. Por ejemplo, cuando se estaba haciendo un documental sobre ella y su loft en Saint-Germain-des-Prés, explicó su gusto por los ambientes monocromáticos refiriéndose a… Bécassine.

En 1997, Andrée Putman creó su estudio epónimo, especializado en el diseño de interiores, diseño de productos y la escenografía. Cuando se imagina objetos, se niega el exceso de esfuerzo para rediseñar piezas que estuvieran perfectamente diseñadas por otros en el pasado.»

♥ Gildo Pastor Center, Monaco, 1996 ♥ Andrée diseñó esta escalera para que se pareciera a un collar ♥
♥ Gildo Pastor Center, Mónaco, 1996 ♥
♥Andrée diseñó esta escalera para que se pareciera a un collar ♥
“Tenemos que aceptar que muchas cosas ya no se pueden cambiar (o muy poco). Si las cambiamos, tenemos que añadir el humor, el desapego. Lo que me interesa: una broma en una colección, un signo de complicidad”.

«Por ejemplo, cuando comienza la colaboración con Christofle en 2000, diseña una colección de cubiertos de plata, objetos y joyas llamada Vertigo. El elemento común de esta colección es un anillo ligeramente torcido. “El hecho de que este anillo esté torcido es lo que le da vida: ¿Se cayó? ¿Por qué es asimétrico? La vida está hecha de imperfecciones”.

En 2001, Andrée crea un perfume: Préparation Parfumée. Dos años más tarde, lanza su propia línea de muebles “Préparation meublée” cuyas piezas se llaman irónicamente “croqueuse de diamants”, “Jeune bûcheron”, “Bataille d’oreillers”… (“buscador de oro”, “leñador joven” y ” Pelea de almohadas”).

Como diseñadora de interiores, llevó a cabo el Pershing Hall en París, la casa Pagoda en Tel Aviv, el apartamento del coleccionista de arte y propietario de galería Pearl Lam en Shanghai y el Spa Blue en el Bayerischer Hof Hotel en Munich.»

♥ Boutique Guerlain Champs-Élysées, Paris 2005 ♥

En 2005, Guerlain elige el Studio Putman para re-diseñar su tienda insignia en los Campos Elíseos. Andrée reestructura la casa del acantilado y diseña habitaciones, sobrias y majestuosas, de Bernard-Henri Lévy y Arielle Dombasle en Tánger.

Creó un cubo de champagne para Veuve Clicquot y reinterpretó el icónico Louis Vuitton Steamer Bag.

En 2007 comienza una nueva era cuando la hija de Andrée, Olivia Putman, acepta hacerse cargo de la dirección artística del estudio, un deseo que su fundadora había expresado durante mucho tiempo.»

“Nos dimos cuenta de que el tiempo y la fama de Andrée convirtió nuestro apellido en un adjetivo: un proyecto era Putman o no era PutmanOlivia Putman.

«En 2008, el alcalde de París, Bertrand Delanoë, hace a Andrée Presidenta del Primer Comité de Diseño de París, el cual tiene como objetivo repensar el mobiliario urbano, los equipamientos públicos parisinos y los uniformes de los empleados. Ese mismo año, presenta Voie Lactée (“Vía Láctea”), el gran piano de cola que diseñó para el antiguo fabricante de pianos francés Pleyel y revela Entrevue, su creación de Bisazza en el Salone del Mobile de Milán. En junio, la tienda que diseñó para la diseñadora de moda Anne Fontaine en Nueva York se inaugura, siguiendo las diseñadas en París y Tokio.

En 2010, el Ayuntamiento de París rinde homenaje a Andrée Putman organizando una gran exposición sobre su vida, de la que su hija Olivia Putman y Sebastien Grandin son conservadores. El evento Andrée Putman, embajadora de estilo, atrajo a más de 250.000 visitantes.»

When you were a child, did you want to become a designer?
-I wanted to be a writer. Still today the dream of my life would be to be a writer. I like to experience exaltation and love and I’m extremely interested in human beings, but nobody has ever read a line of mine. It’s a secret. (Smiles)
Entrevista de www.designboom.com el 27 de septiembre de 2003.

 

PRÉPARATION PARFUMÉE

Con motivo del 15º aniversario del primer perfume de Andrée Putman llamado “Preparation Parfumée” y que ahora se etiqueta bajo el nombre de L’Original, en abril de 2015 surgieron cinco nuevas fragancias como resultado de una colaboración que se inició en 2001 entre Celso Fadelli y Madame Putman.

Madame Putman conoció a Celso Fadelli, Presidente y Conservador de Fragancia del Grupo Intertrade, para la producción de un perfume especial. El éxito de la primera fragancia hizo que en 2015 Olivia Putman, la hija de Andrée, tuviera una idea en cuenta: llegar a desarrollar una colección de perfumes que su madre no había podido terminar.

Uno de los deseos de Andrée había sido mejorar la composición original del perfume creando toda una colección de fragancias que evocaran momentos de sus recuerdos personales. Entonces Olivia decidió asociarse con el Grupo Intertrade para desarrollar una verdadera colección de fragancias y dejar que el sueño comenzara. La colección de perfumes de Andrée Putman se presenta con seis líneas olfativas: (L’Original, Figue en Fleur, Tan d’Epices, Formidable Man, Magnolys, Un Peu d’Amour) que encarnan el mismo sentido del estilo incomparable que hizo de Andrée un icono, tanto para el mundo del diseño como para el de la moda.