Claves para emprender

Aprender a emprender

por María Coco

¿Quién dijo que fuera fácil? Todo parece bonito, incluso la palabra, esa palabra: EMPRENDER.
Está en todos los programas electorales, en todas las charlas, en todas las mesas redondas. Todo el mundo habla de ellos, de los emprendedores, pero, la realidad, es que, cuando llega el momento, uno se siente solo, completamente abandonado.


¿Y ahora qué? Te preguntas. Te das de alta, o incluso antes de darte de alta como autónomo, tienes tantas cosas por hacer y tan poca cultura empresarial, tan poco conocimiento de todo… No nos engañemos, en nuestro país se nos llena la boca con la palabra pero, en realidad, lo que es fomentar la cultura empresarial se fomenta cero, esa sí es la realidad. Además…¡Bienvenidos a España, donde que se fríe de impuestos a los autónomos y donde, para algunos, cuando las cosas no funcionen es un fracaso…!
Realidades rancias aparte, hay mucho más, el mundo es de los valientes así que, vamos a ello, ¿y si nos marcamos una clase autodidacta?. De esas que sólo la experiencia de equivocarse muchas veces te puede dar, de esas en las que la prueba-error son, sin lugar a dura, la única clave.

Si estás decidido, si tienes claro que quieres trabajar para ti, si tienes un proyecto, una idea y, lo más importante, si tienes ganas: ha llegado tu momento.

¡En marcha! Pero os diré que no todo es trabajar, ni mucho menos, y menos aún hacerlo sin orden. Por ello, y desde mi poca experiencia, os daré unas pequeñas claves que he aprendido después de equivocarme muchas veces, patalear alguna que otra e, incluso, dar cuatro voces cuando lo he considerado necesario.
Allá vamos.

Planifica tu proyecto. Hazlo. Créate una hoja de ruta, unos objetivos, y déjalos por escrito para poder leerlos. Objetivos futuros, de esos denominados sueños, pero también pequeños retos cortos, del día a día. Mi contrario se reía de mí cuando sacaba ‘la hojita de los sueños y números’ pero…¡funcionó!


Invierte sin arruinarte. Está claro que hay que invertir, sí, las cosas han de hacerse bien. Pero busca un proyecto o una idea que, en caso de que no salga bien, te permita seguir con tu vida. No hipotecas tu futuro. Con ingenio y creatividad se llega muy lejos, mas que con dinero.


Ten rutinas. No es fácil, cada día es una aventura pero algunas cosas hay que hacerlas, sí o sí, aunque no apetezcan, aunque no te motiven.


Aprende a decir no. No es no, no es quizá. Al principio nos acostumbramos a que todo vale, todo. ¿Podrías? Si. ¿Vosotros crees que haríais? Claro. A veces hipotecamos trabajos por proyectos que no son rentables, que no merecen la pena o que nos quitan más que lo que nos dan. Poco a poco, y con tiempo (todos lo necesitamos), hemos de priorizar.


Zapatero a tus zapatos. Especialízate, dedícate a lo tuyo y las cosas que son de otros profesionales, no tengas miedo de externalizarlas. A veces es mejor dedicarte a lo tuyo, renta más, que desperdiciar energía.


No te olvides de tu gente. Da igual si estás muy arriba, o muy abajo. Un puñado de personas te acompañarán toda la vida. No te olvides de ellos, no pierdas tu esencia.


Dedícate tiempo. Es fundamental, imprescindible y necesario, te aseguro que vital para no cruzar esa terrible línea entre el emprendimiento y la locura. No dejes de leer, de ver una serie o de dar un paseo, juega al fútbol, hazte ese tratamiento de belleza que te relaja, toma un café con una amiga… Lo que te guste, tiene que seguir ahí. Te dará fuerza.

Si has decidido emprender, si has llegado a este punto, hazlo pero, recuerda, muchas veces será duro aunque, seguro, merecerá la pena.
El mundo es de los valientes, no sientas miedo.

Todas las ilustraciones son de Libby VanderPloeg

  • 10 mayo 2017

    Qué buen post chicas! Enhorabuena por esta reentré del blog! Nos encanta, no nos perdemos un sólo post! Este no ha gustado especialmente porque es cierto que los emprendedores estamos olvidados, y hay mucha mitificación en esa palabra “emprender”. Gracias por hacerlo visible! Saludos

    María
    + El Hervidero de Ideas +
    http://www.elherviderodeideas.com/blog