7 razones por las que conseguirás ese trabajo

Ese puesto es tuyo, casi, casi tuyo.

por Paula González

Lo cierto es que entrevistas he pasado unas cuantas. Tanto de un lado como del otro. Del lado del candidato he hecho dinámicas de grupo que ríete tu de las pruebas de Supervivientes. He llegado a la quinta entrevista lo cual me parece un despropósito (no me queda claro, ¿te vas a casar conmigo o solo a contratarme?). He hecho entrevistas en cafeterías, en almacenes, en torres de negocios, a puerta fría, y hasta en catalán, que aún me acuerdo y me quiero morir no se si de vergüenza por lo mal que se me dio o de risa por el morro que le eché. Y desde hace un tiempo soy yo la que está al otro lado en cada proceso de selección para esta miniempresa que me tiene a estas horas en vela escribiendo un post. Así que, tal y como le aconsejaría a una amiga, aquí viene mi top siete para hacerte con esa entrevista y superarla sin despeinarte con un contrato debajo del brazo.

uno

El curriculum. Primera prueba. O la pasas o no la pasas. Debes tener varios curriculum, si el puesto es de técnico ingeniero la verdad, no me es muy relevante el curso de monitor de campamento que te sacaste a los dieciocho. Es decir, tu entrevistador no es tu oráculo, no va a visualizar de un vistazo para lo que estás destinado, eso lo tienes que traer de serie. Tampoco la entrevista es hacer una receta en la Thermomix, que tu metes y metes, dos segundos a temperatura varoma, velocidad cuchara con giro al revés y te sale un guiso. Mira, no. Concreta, enfoca tus habilidades, experiencia y estudios al puesto y lanza al centro de la diana. Y si lo que quieres es decirme que no has parado, pues lo pones: “llevo trabajando desde los quince años”. Lo mismo lo puedes aplicar a esa hoja entera de cursos. Va, vete directo al grano. Y si es posible no vayas en Comic Sans por favor te lo pido.

dos

Siguiendo con el CV, presta atención: que no falte la foto, la edad, los gustos, las aficiones, los objetivos. Puedes no ponerlos, vale. Pero ¿quien querría perder una oportunidad maravillosa de empatizar con tu seleccionador? En serio, la vergüenza no es excusa, ¿crees que se entabla una conversación con la misma facilidad con alguien del que no sabes nada a alguien al que reconoces? ¿Sabes que no se recuerda a alguien por sus cursos sino por sus detalles? Si supieras cuántas oportunidades de relajar tensión pierdes por no ser sincero con lo que te gusta… Vamos, venga, la persona de enfrente te va a contratar, probablemente compartiréis oficina, proyectos, cafés, trabajo y en el mejor de los casos ocho magníficas horas al día (seguro que eso es más de lo que pasas con tus amigos). Adelante, muéstrate, hemos venido a hablar de ti y no hay nada que esconder.

tres

Hablando de foto. Foto sí. Foto en blanco y negro, vale. Foto de hace unos años, bueno, va. Pero NO rotundo a selfies-escotes, a amigas que has cortado para salir tu sola, a fotos de noche, a fotos en las fiestas de tu pueblo. No por favor a selfies en el espejo del baño con el atrezzo completo, en el sofá y con bata, en los baños de una discoteca con unos cuernos de despedida de soltera puestos, a fotos con cubata en mano, a desenfoques gausianos, a filtros valencia edulcorados, a iluminación de flexo y a las fotos prototipo de tu plantilla de CV del Pages, del Word, o de lo que quiera que sea que hayas usado para editarlo. No, por favor, te lo suplico. Por muy bien que hayas quedado, no. Y si crees que exagero te diré que estos ejemplos son solo una muestra real de lo que yo me he encontrado. Haz lo que hacemos todos, en la próxima celebración familiar localiza una pared, supera tu pereza y pide al que lleve la mejor cámara que te dispare una ráfaga de fotos con luz natural, al menos nos aseguramos que no será un selfie.

cuatro

Interésate por la empresa y el puesto de trabajo. Y aquí está el mayor truco y secreto de todo este entuerto. No deberían contratarte si no conoces a que se dedica la empresa, para qué te pueden necesitar, donde se ubica, cuál es su tono, y todo aquello que aparezca en San Google. Si está abierto al público, entra, si tienen redes sociales cotillea, si hacen productos y está en tu mano, acércate donde quiera que sea que los vendan aunque sea solo a verlos. ¿Quieres este trabajo? Empieza por aquí, es fun-da-men-tal. No me creo que quieras ese puesto de trabajo y no te hayas currado esta parte. Cotillear es algo innato al ser humano, claro que es solo en aquello que le interesa. Y a ti esto te interesa, o al menos debe parecerlo.

cinco

Se prudente. Calma, lo estás haciendo muy bien. Llevas un curriculum chulo, con un montón de info sobre ti, y has indagado un montón sobre la empresa. Y a menos que no sea un plus para el puesto de trabajo, que sepas que no hace falta ir abanderado por la causa, tu causa, para gritar a los cuatro vientos cuanto te interesa algo. Por poner un ejemplo, por tu curriculum sé que tocas la guitarra, que te encanta la música, que tienes nosecuantos años de conservatorio y otros tantos de voluntariados en eventos musicales. Me ha quedado claro, lo sé, y mola, qué guay, bien por ti. No es necesario que tu camisa tenga un estampado de claves de sol en miniatura, que te plantes con funda de la guitarra en la entrevista ni que te apuntes algo en tu cuaderno de motivos musicales. No hace falta. Es perfecto si todo eso aporta al puesto de trabajo, pero si lo que necesitamos aquí es un informático, toda esa información no me une a ti, al contrario, me distancia, pues algo dentro de mi pensará que a ti lo de la informática… ni fu ni fa, que a ti solo te mueve la música, y yo música… pues no te puedo dar. Los más liberales y algún troll me dirán que qué tendrá que ver, que puede que sea un informático buenísimo, y sabes qué, que tendrán razón. Y yo les diré que será un informático buenísimo pero una persona muy poco inteligente, pues no hace falta semejante despliegue. Todo eso que llevas me despista de lo que de verdad eres. Hazme caso, te van a analizar de arriba a abajo, y como no sabes lo que te vas a encontrar vete aséptico. Todo lo aséptico que tu puedas. Dentro de tu estilo, pues lo más aséptico que pilles. Y perdón por la repetición pero la palabra es esa: aséptico. Tranqui, que si consigues el puesto irás con tus compañeros a algún concierto, pincharás en la fiesta de navidad, tendrás mil momentos para esa camisa y todo el mundo te dará la matraca con la música a la mínima que tengan ocasión. Te vas a hartar.

seis

No llegues tarde. No llegues muy pronto. No digas tacos. No te pires horas de tu trabajo actual para hacer la entrevista. Y bajo ningún concepto, aunque fuese el peor trabajo del mundo, pongas a bajar de un burro a tu antiguo jefe, tu antigua empresa o tu puesto. No digas perlas como que el trabajo era malo, que la gente no te caía bien, que apañaste el despido, que no quieres saber nada de ellos, que eran unos ineptos… en definitiva que, como Indiana Jones, se perdieron todos menos tú. Puede que todo eso sea verdad y te estés callando cosas mucho peores, sí, pero no vas a solucionar nada haciendo de este momento un zapping del Diario de Patricia y al contrario, lejos de unir, este tipo de conversaciones te alejan del entrevistador. Ciao, ciao.

siete

Evita la cagadita suprema. Déjame que me explique, la “cagadita suprema” es tener tantas ganas de hacerlo tan bien que metes la pata estrepitosamente. Ese puesto es para ti, lo has visualizado, te ves, y lo quieres… y ¡hay tanto que hacer! ¿a qué sí? Seguro que hacen un montón de cosas mal que tu podrías mejorar. Bueno, pues ahí voy. Muérdete la lengua, la entrevista no es el momento de decir todo lo que la empresa hace mal y tú puedes arreglar. Dominar esta parte de la conversación es todo un arte: dar cera, pulir cera. Me da igual lo claro o sincero que quieras ser, no te olvides de que estás sentado al otro lado de la barrera, puedes ofender y desprestigiar y no te han llamado para eso. No hay que ser un pelota, solo utiliza el refuerzo positivo, lo hacen bien y tu puedes elevarlo a la excelencia. La línea es súper fina entre un pedante y un gran fichaje.

bonus track

Este punto viene de regalo. Imagina que la visualización de la que te he hablado antes ha cogido rumbo propio. Vamos, que ese puesto es tuyo y no hay marcha atrás. Es tuyo y de nadie más. Pero llega el “ya te llamaremos” y todo se cae. Hazte un favor: insiste, ofrécete de nuevo, da las gracias por la atención recibida en la entrevista, y de manera elegante, proponte para futuros puestos si lo crees conveniente. Y si aún así no funciona y sigues en la búsqueda repite operación dentro de unos meses. No hay nada que perder y ese puesto es para ti. Ya sabes lo que dicen, lo imposible solo tarda un poco más.

¿Tienes alguna anécdota mientras tratabas de conseguir ese trabajo? ¿Cuál es tu truco infalible en una entrevista? ¿Cuál fue la peor pregunta que te hicieron? Vamos, cuéntame, estoy deseando saber.

  • Vanesa
    7 junio 2017

    Me encanta!!!!!!! Creo que ya estoy lista para dejar la medicina y entregar el curriculum en The Singular Olivia 😜

    • 7 junio 2017

      Yo creo que estás preparadísima vaya. Siempre te quedarán las horas tontas esas de 5 a 7 de la mañana 🙂

  • Sonia
    7 junio 2017

    Yo no estoy de acuerdo con el punto 1… te cuento… cuando estoy al otro lado, me gusta saber si la gente es activa o no lo es. No me gusta la gente que ha estudiado y se ha quedado ahí o bien como no encuentra trabajo “de lo suyo” no busca más. Todo suma, todo aporta.
    Ese verano que estuviste de monitor de campamento, puede resultar que sea común con tu entrevistador y esa simple “tontería” haga que le caigas mejor, que se acuerde más de ti que de otros,…
    Te pongo un ejemplo, yo en un intervalo de tiempo, estudié una oposición y no lo puse en el CV, pues en una entrevista, me preguntaron que durante ese año si había hecho algo, le dije que había preparado la oposición y el entrevistador me preguntó porque no lo había puesto en el CV porque esa oposición me daba conocimientos de un área que podía interesar para otro puesto de trabajo de esa misma empresa… también es verdad que esta misma información puede hacer pensar al entrevistador, “esta cuando apruebe la oposición se va” pero como nunca se sabe…
    Otro ejemplo es de un amigo que es ingeniero y ya sabes que su trabajo va por obras… hay obra, hay trabajo, no hay obra no hay trabajo… pues cuando tiene que buscar a alguien, siempre dice que prefiere contratar a alguien que no espera a la siguiente obra, en un caso tenía un chico que de una a otra trabajó en Mcdonalds, pues eso lo hizo destacar sobre los demás porque mi amigo pensó que era un buscavidas.

    Y lo peor que me ha pasado en una entrevista ha sido… “Oh! Pero tienes 33 años, estás en edad de tener hijos….” kdhfashd)$·%$Ealdfjñkadjf ¿Y tu de dónde saliste listo? ñldkjffoo9u09u4034u3)·$·%·dofad ¡Qué enfado me pillé!

    Besos a porrillo!!!!

    • 7 junio 2017

      Si, claro que hay que ponerlo, pero no me hace falta saber donde ni cuando, ni que uses tres folios para eso. Creo que en eso de destacar y concretar ajustando al puesto de trabajo está el tema. Los trabajos no son como antes, y cuando tengamos 50 años, qué vas a entregar… ¿un libro? 😉 ¡gracias por leerlo y por comentar!

  • Lucia
    7 junio 2017

    Me ha encantado y muy de acuerdo en todo – y me encanta como escribes!

    Tip para los que estén buscando curro en Reino Unido: Nunca pongáis foto, está muy muy mal visto. Desde su punto de visto, una foto puede causar discriminación.

    • Meryi María Calero Fuentes
      7 junio 2017

      En serio? En el Reino Unido un CV sin foto? Que raro entonces Cómo se engancha para que te llamen porque una foto de primera es lo que llama, mejor dicho acerca a la persona para que te llamen (aparte de tu información de CV)

    • Santi
      7 junio 2017

      No les importa el físico, solo su cv

  • 7 junio 2017

    Me ha gustado tu artículo. Actualmente busco empleo y he hecho algunas entrevistas en concreto una la cual queria el puesto pero al final no cuajó. Se quedo en el te llamaremos y una semana después esa llamada fue de rechazo. A pesar de que conecte con el entrevistador en cuestión de aficiones/deportes pero no mucho en lo demás supongo. Creo que me falta ese enganche y trabajo en ello. Tu artículo me ha ayudado a visualizarlo gracias!!!

  • Dora
    7 junio 2017

    Buenos tips. Creo que ahora lo de lanfoto NO va. Como dicen arriba, por la discriminación.
    Y es cierto, ¿por qué poner una foto?
    En las aplicaciones para puestos internacionales te dan la indicación que saques foto del CV si es que la tienes.

    • 7 junio 2017

      Yo creo que la foto es imprescindible, y cuenta muchísimas cosas sobre la persona, no me planteo discriminación de ningún tipo por una simple foto, pero en cambio me aporta mucho. Ante dos candidatos uno con foto y otro sin, entrevisto al con, sin duda.

  • Santi
    7 junio 2017

    Muy a tener en cuenta que quiero volar del nido actual.
    Me ha gustado mucho tu post! Gracias!